lunes, 19 de abril de 2010

Día entre tumbas sagradas en Luxor: el Valle de los Reyes

Hoy hemos disfrutado de una nueva jornada de visitas a lugares míticos, pero esta vez ha sido el lugar de la egiptología y las momias por excelencia. Esta mañana hemos cruzado el río Nilo y en su orilla occidental hemos subido temprano, aunque ya calentaba bien el sol, al famoso… Valle de los Reyes. Un lugar retirado y pedregoso que me ha hecho sentir la magia de las viejas búsquedas realizadas por los pioneros arqueólogos de principios del siglo XX.
Éste emplazamiento, debido a su apartada situación y a la pirámide natural que corona su cima, es el lugar donde fueron enterrados muchísimos de los faraones y de sus primogénitos tras ver estos bastante cabreados que los ladrones saqueaban las pirámides y otras tumbas construidas a la vista del público.

Todas las tumbas fueron profunda y laboriosamente excavadas y decoradas, en un valle inhóspito, y cada una de ellas fue cerrada, tapada y oculta bajo tierra para que nadie las encontrara y saqueara, pero… ¡Ay! Nuestro amigo Ramses IX era bastante tacaño y no pagaba a los artesanos y sacerdotes quienes trabajaban en su tumba, pasando los tíos más hambre que Carpanta, así que estos bastante disgustados cambiaron los planos de todas las anteriores tumbas –que poseían para evitar, no siempre con éxito, que una nueva tumba excavada no se encontrara con otra antigua-, y así amigos… los ladrones arrasaron todas y cada una de las tumbas del Valle robando todito todo e incluso dejando momias estropeadas.
Todas excepto la de Tutankamon, que descubrió Howard Carter de casualidad en 1922. ¿Por qué los antiguos chorizos no la robaron? Pues porque eran algo vaguetes, ya que era un faraón que murió joven y pensaron que tendría pocos ahorrillos y pocas cosas por tanto en su tumba. Fue esfuerzo vs. beneficio… y allí se quedó y se olvidó, por suerte para nosotros.

Bien, tras ello visitamos el templo reconstruido de Hatshepshut, y por la tarde hemos comenzado de verdad nuestro bonito crucero río arriba remontando el Nilo. Increíble permanecer en cubierta mirando el viejo río, la puesta de sol y notar la brisa disfrutando de esos momentos, por fin sin calor. Una maravilla.

No hay comentarios: