jueves, 9 de abril de 2009

¡Sitios bíblicos reales y de las cruzadas a cascoporro!

Muy buenas. Éste ha sido un nuevo día genial en el que hemos realizado un nuevo tour mucho más largo y realmente interesante. Hemos conducido recorriendo medio país. Desde Ramallah, y disfrutando de los controles al salir de la ciudad, nos hemos dirigido hacia el oeste, hacia el Mar Muerto de nuevo, bajando otra vez hasta los 400 metros por debajo del mar que tiene esa zona, la más baja del planeta... seca, claro ;), y desde allí hemos subido hacia el norte siguiendo el río Jordán hasta llegar a Nazaret, la ciudad de María y José, y donde Jesús se crió y se hizo un mocetón antes de marcharse a recorrer Israel. Este lugar como casi todos los que estamos visitando, es uno más de los increíblemente presentes sitios que tenemos más o menos todos en nuestra mente tras haber escuchado una y otra vez historias bíblicas en las viejas catequesis, en el colegio, en las películas, etc. Y es increíble verlos en persona.

En Nazaret hay un gran templo algo kitsch en plan arquitectura vaticana años sesenta-setenta, que no me convence mucho, la verdad, pero que está construido (alucina) sobre la casa en la que que el amigo arcángel San Gabriel le anunció a la Virgen María que... ¡iba a quedarse embarazada, y nada menos que del mismo Dios! Y he estado ante los restos de la casa de piedra en la que eso ocurrió, cuya foto es la ves aquí al lado. Hombre, realmente no ha sido algo como el portal de Belén de ayer, pero la cosa tenía su miga. Y encima muy cerca está la iglesia creada sobre la casa de José. Donde el hombre trabajó de carpintero y le enseñó el oficio (con poco éxito de continuidad del negocio, todo hay que decirlo) a Jesús. La verdad es que con bromas o sin bromas, cuando bajas al sótano y visitas la cueva que servía de almacén a aquella vieja casa, no puedes evitar pensar que posiblemente San José, el de los belenes, el de la Virgen y el niño con el buey y la mula, pudieron habitar y recorrer ese sitio... quizá. Curioso, ¿no?

En fin, tras ello hemos subido al Mar de Galilea, que es nada menos donde Cristo anduvo sobre las aguas. Donde los famosos pescadores, y a Cafarnaun, donde reclutó a varios apóstoles, entre ellos al cercano (para los españoles, sobretodo) Santiago, El que teóricamente está enterrado en Santiago de Compostela. Y donde comenzó realmente la Iglesia católica, la verdad, porque en ese lugar puso a Pedro de sucesor, es decir como primer papa. Esto es historia viva. Y es que en este país hay tantos sitios que han formado parte de la historia religiosa, que cuando te encuentras delante de cada uno de los sitios, no puede evitar sorprendente, a pesar de no ser muy religioso.

Bueno, pues la ruta se ha cerrado con una estupenda visita a San Juan de Acre, que es nada menos que la última ciudad que perteneció a la Cristiandad en la época de las cruzadas. La ultima ciudad que resistió a la reconquista que Saladino hizo en la Edad Media a toda la vieja Tierra Santa. La última ciudad defendida por los Caballeros Templarios, y tras la que, al retirarse y caer en poder de los ejércitos musulmanes, nunca más una ciudad de la zona volvió a ser cristiana.
He colocado un par de fotos tanto de la imponente muralla costera que rodeaba la ciudad y que ayudó realmente a que la ciudad resistiera el acoso "sarraceno" hasta el final, como por supuesto una foto de una arquería, que es un pequeño ejemplo de los cientos de calles, callejuelas y recovecos medievales de piedra que conforman el caso viejo de esta increíble ciudad. Vale la pena visitarla. Y de momento esto es todo.

Por cierto, conducir por las carreteras de Israel es un gusto, pero les queda un hervor para tener optimizado el sistema de señalización ;) Sin GPS realmente es un reto algunas veces llegar por la ruta adecuada. Aunque supongo que es acostumbrarse.

Mañana nuevas visitas.

No hay comentarios: