martes, 7 de abril de 2009

Día jugando al os romanos en Masada y flotando en el Mar Muerto

¡Buenas! Ayer fue un estupendo día lleno de cosas interesantes. Hemos salido desde Ramallah (fot de la derecha) hacia el oeste de la región cruzando bonitos puestos con chavales armados para llegar al Mar Muerto y desde ahí hemos ido a ver la increible fortaleza de Masada (Mezada). La expresión Masada es una pasada suena demasiado fácil, pero es que es la palabra que te viene a la cabeza cuando subes durante unos 40 minutos el empinado camino en zig zag (la mitad con escalones) hasta llegar arriba. El espectáculo es increible. Al ver las viejas estructuras de los campamentos romanos debajo no puedes evitar pensar que "están locos estos romanos", pero sí. Lograron su objetivo y conquistaron la fortaleza. En la foto que pongo debajo, tomada desde el pico norte, donde Herodes se montó un ático-loft espectacular el tío, se puede ver parte de la rampa que se curranron los romanos (en el centro de la imagen). Y es que el montaje que tenían preparado en la fortaleza para resistir el asedio tampoco era moco de pavo. Tenían hasta piscinas para relajarse, termas, palacios, columbarios, megacisternas. Vamos, que ya podían esperar sentados los romanos para que se rindieran. Por eso montaron la que montaron.

Después de ver Masada hemos flotado en el Mar Muerto (había que probarlo, por supuesto;) y por último, cruzando nuevos checkpoints con bonitas armas de último modelo hemos cenado en la vieja ciudad de Jericó... sí, sí. La de las famosa murallas esas que se hundieron con las trompetas. Supongo que por eso no hay nada que parezca una muralla por allí ahora. Aunque lo que sí tienen es una comida árabe con pan de pita que es una pasada. En fin. Y hoy nos piraremos a Belén, a ver qué tal están los pastorcillos.

¡Hasta la siguiente!

No hay comentarios: